• Imprimir

Fuertes vientos

interior.gencat.cat/ventades

En casa

Cierre y asegure puertas, ventanas y toldos. Hay que bajar completamente las persianas y, si son de cuerda, sujetarlas adecuadamente.

Evite dejar macetas u otros objetos no estáticos en las fachadas y terrazas y recoja la ropa de los tendederos para evitar que el viento pueda lanzarlos a la calle y provocar un accidente.

En casa, cierre y asegure puertas, ventanas y toldos.

En el exterior

Vigile con el mobiliario urbano, el alumbrado de las calles, las motos y los coches aparcados, las grúas, los contenedores de basura, el arbolado y todo aquello que el viento pueda derribar.

No se suba a lugares altos y expuestos al viento, como andamios u otras construcciones.

Evite los parques, jardines y zonas boscosas. Si se encuentra en una zona de árboles, vigile con los que puedan caer y evite todas las actividades con fuego. Tenga en cuenta también la proximidad de los árboles a los edificios: el viento podría hacerlos caer encima.

Cuando haya temporal con grandes olas, no acceda a los puntos del litoral afectados por el fuerte oleaje o a los sitios donde las olas rompan con fuerza; aléjese de espigones, rompeolas y paseos marítimos.

ventades_2

Si tiene que conduir

Consulte las predicciones del tiempo y el estado de las carreteras. Si se prevén vientos fuertes, evite desplazarse por carretera.

Si le es imprescindible desplazarse, tenga mucha precaución porque podría encontrarse obstáculos en la vía.

Hay que moderar la marcha para poder mantener la trayectoria del vehículo corrigiendo las desviaciones; es importante sujetar el volante con firmeza.

Sea prudente en los adelantamientos y mantenga las distancias laterales adecuadas con los demás vehículos.

Si conduce vehículos de grandes dimensiones o con remolque, extreme las precauciones porque tiene mayor riesgo de salirse de la vía o volcar.

ventades_3

Si realiza una actividad de ocio

Vaya con cuidado al practicar deportes al aire libre.
 
Esquiando, tenga en cuenta que los remontes pueden verse afectados por el viento.

En el mar, no navegue y vigile con los amarres de las embarcaciones. No pasee por los rompeolas o espigones o zonas próximas al mar.

En la montaña, extreme las precauciones y no se acerque ni pasee por los precipicios. Tenga en cuenta que el viento puede arrastrar objetos voluminosos (por ejemplo, piedras por una pendiente pronunciada) y favorecer la acumulación de nieve, con el consiguiente aumento del peligro de aludes.
ventades_4
Fecha de actualización:  03.05.2018